21 de abril de 2009

La Aventura del Gorrión

Hola chic@s, espero que hayan tenido unas buenas vacaciones de semana santa y pascua, yo me la pasé muy tranquila y al final me pasó algo que núnca imaginé, todo comenzó la madrugada del miércoles mientras mi papá hablaba por teléfono con un primo y mis hermanos y yo estabamos platicando, de pronto, mi papá me habló diciendome que la gata se estaba comportando algo raro, cuando fuimos a ver que era lo que pasaba nos dimos cuenta de que había atrapado a un gorrión.

Lo puse en una caja para que pasara la noche sin que la gata lo molestara y al día siguiente lo saqué para que volara y ahí nos dimos cuenta que era un bebé, no volaba y todavía no tenía todo su plumaje completo, tenía lastimada una patita y tenía un raspon abajito de su alita; si mi gata no la hubiera llevado a la casa se habría muerto de frio, hambre o algún otro animal se lo hubiera comido. A pero como antecedente les cuento que mi gata no es muy buena que digamos para atrapar animales, cosa que es muy rara siendo un gato verdad? pero así es XD, por eso llegamos a la conclusión de que pajarito se había caido de su nido y mi gata en uno de sus rondines por la calle lo vió y lo pudo agarrar.

Lo sacamos al jardín con todo y jaula para que viera a los otros gorriones que llegan a comer y ahí supimos que era una hembra, unos se acercaron y otra se paró en la jaula, pensamos que pudo haber sido la mamá y que la había reconocido pero ya no regresaron. Al día siguiente, la saqué de la jaula para que estirara sus alitas y ver si ya podía volar y si pudo volar pero distancias cortas y con dificultad. Durante 4 días la cuidé y la alimenté con arroz con leche, le gustó mucho por cierto.




Finalmente el domingo pasado la llevamos a un parque que está en frente de mi casa para ver si ya volaba y al principio no se animaba porque no estaba acostumbrada a las rafagas de viento y se sentía en un lugar desconocido, supongo que tenía miedo de andar sola, le dije a mi papá que tal vez todavía no estaba lista así que nos regresamos a la casa y ahí en la cochera la dejé que se parara en mi mano como siempre lo hacía y después de un minuto se decidió y voló, llegó a un almendro que está en la casa de al lado y ahí todavía la pude ver que estaba volteando para todos lados, yo casi lloraba, apenas pude tomarle unas fotos cuando volvió a volar mas arriba del árbol dónde ya no la vi, supongo que después voló prque estuve un buen raro afuera para ver si la veía volar de nuevo pero ya no aguanté el calor y el sol y me metí a la casa.

Yo la verdad no quería que se fuera, me gustó mucho tenerla en la casa, haberla cuidado y jugar con ella, núnca había tenido un pajarito, he tenido de toda clase de animales a lo largo de toda mi vida pero núnca pajaritos y me gustó. No quería que se fuera pero estaba conciente de que no podía quedarme con ella, era un animalito silvestre y no es justo tenerla enjaulada, se que va a estar bien y yo me quedo con una anécdota muy bonita y que pude compartir con ustedes.

Espero que no se hayan aburrido, se que ha sido algo larga pero quería compartirla.

3 comentarios:

Manos del Alma dijo...

Hermosa anecdota! Se la leí a Inti, mi hijo de 5 años, " Ay mamá...que ternura" me dijo y se quedó un buen rato mirando las fotos "mirá en esta tiene la alita lastimada y aca debe estar comiendo el arroz con leche..." y asi estuvo como media hora jajaja!

creepetz dijo...

awwwwww yo lo quiero!!!! que hermosa historia!!

Cinthya ♥ dijo...

Gracias por sus comentarios chicas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...